Punta Querandí

Territorio comunitario, sagrado y educativo de los pueblos originarios, en la desembocadura del Arroyo Garín en el Canal Villanueva, Partido de Tigre, Provincia de Buenos Aires. Humedales continentales del río Luján.

“Hay arqueólogos que son técnicos a favor del despojo para emprendimientos inmobiliarios”

Por Agencia Comunica.- En el partido de Tigre existe un conflicto entre empresas privadas y el Movimiento en Defensa de la Pacha por la creación de barrios privados que afectarían sitios de importancia arqueológica y cultural. Las implicancias y las responsabilidades de las distintas partes desde el testimonio de Pablo Badano, representante del Movimiento.

Entrevista realizada por el Observatorio de Pueblos Originarios de la Facultad de Ciencias Sociales de la UNICEN.

pq (4).jpg

El Movimiento en Defensa de la Pacha (MDP) surgió en enero de 2009 para proteger tanto los sitios ancestrales con enterratorios indígenas como el patrimonio ambiental del territorio bonaerense. Punta Querandí es uno de los lugares emblemas en donde la lucha para su protección es amenazada ante el avance de negociados inmobiliarios y la creación de barrios privados en el Partido de Tigre. Desde hace siete años, los miembros del MDP (familias de distintos pueblos, educadores, ambientalistas, comunicadores y vecinos) se reúnen en Punta Querandí para realizar distintas tareas y decidir mediante asambleas los pasos a seguir. Pablo Badano es uno de los integrantes y referentes del movimiento. En base a las experiencias de los últimos años cuenta las circunstancias particulares de los reclamos.

-¿Cuál es el estado de situación actual del conflicto y la lucha que vienen manteniendo en Punta Querandí con la empresa Eidico?

Se puede dividir en dos lugares. Por un lado, podemos hablar de qué reconocimiento judicial, político o legislativo tiene como sitio sagrado o cultural reivindicado por organizaciones indígenas, ambientales, vecinales, etc. Y por otro lado, podemos hablar de cómo está el lugar: como un sitio de memoria viva con actividades regulares semanales, con un protagonismo muy activo desde la organización que está detrás de la lucha de Punta Querandí junto con otros grupos de asambleas en la lucha por frenar el modelo de barrios privados. A nivel del reconocimiento institucional que tiene Punta Querandí no hubo novedades en este último tiempo desde el municipio de Tigre. Sigue la misma actitud de desconocer tanto lo que es el lugar puntual de los pueblos originarios como también el vecindario en el cual se encuentra ubicado. Eso explica porque el municipio ha dejado caer el puente de acceso: desde agosto del 2015 no tiene un acceso vehicular, la gente debe entrar con un bote. Quedó aislado. Para los que viven ahí semana a semana es un gran trastorno para ir a trabajar, para recibir atención médica, para ir a la escuela. Hubo una crecida muy importante y los vecinos quedan inundados y ni siquiera pueden salir. De parte del municipio de Tigre hay una clara falta de voluntad y una política de abandono.

-¿Existe algún proyecto relacionado con los títulos de propiedad comunitaria de la tierra?

No porque al reclamo de las tierras de Punta Querandí se lo hace como un lugar de memoria en el cual se está peleando para que no se concrete una privatización de tierras fiscales. Punta Querandí son tierras del ferrocarril… El Movimiento en Defensa de la Pacha no es una comunidad sino que es una entidad que agrupa a familias de distintos pueblos. No estamos reclamando el lugar para asentarnos a vivir sino como un lugar de identidad cultural y educativa. El reclamo es que quede como un lugar de memoria y que sea una propiedad pública gestionada por el Movimiento, organización que ha coordinado los esfuerzos en esta década por defender el sitio.

-¿Las autoridades nacionales les han ofrecido alguna figura de sesión de las tierras?

No, la verdad que no. Lo máximo que logramos es que las autoridades de Provincia y Nación reconozcan que el lugar tiene una importancia arqueológica y cultural considerando la validez de los reclamos indígenas. Pero no se han hecho cargo de la solución del dominio de las tierras. Éstas, en 2007, fueron transferidas a sociedades anónimas de una manera irregular porque son tierras fiscales que no se pueden vender para algo de este tipo. Pero se hizo igual a través de negociados. Las vendieron por poca plata y a partir de ahí quedo frenada la escritura por los reclamos. Estamos pidiendo, en base a distintos organismos, que se anule la operación o que se deslinde una parte de la operación que abarcó una superficie de 10 hectáreas mientras que lo que reclamamos es media hectárea. Una solución podría ser deslindar esa parte…

-¿Hacer una especie de zonificación?

Si, dejar afuera de venta ese pequeño sector que es Punta Querandí que la verdad no les molestaría a los barrios privados de la zona, no tendría por qué afectarlos ya que no está perjudicando a los barrios que están a los costados. Sí se perjudica el ego y capricho de algunos empresarios que estaban acostumbrados a pasar por arriba de todo lo que se les antojaba. Y ahora tuvieron que ver como un grupo de personas se les puso enfrente. Incluso ahora se está planteando un freno, en todos los municipios, al crecimiento de los barrios privados. La batalla de Punta Querandí es más que esa media hectárea. Lo que se está poniendo en juego es ver si podemos frenar ese negocio. Si se lograra es un mensaje un poco sublevador para otros vecinos.

-¿Hay otros reclamos desde el Movimiento en Defensa de la Pacha?

Si, son muchos los sitios que hay en la zona. Los tres sitios de la Bellaca son bastantes conocidos por gente de la arqueología. A diferencia de Punta Querandí, ahí existe un campo privado. El debate pasa por saber si el municipio debe habilitar este tipo de emprendimientos o si debe permitir emprendimientos de otras características que no sean una transformación tan radical del espacio. Si esas hectáreas se quisiesen urbanizar de otra manera respetando el humedal y los lugares arqueológicos podría ser una cosa distinta pero en realidad se está planteando, como en todos los barrios privados de la zona, la destrucción sistemática del patrimonio natural y cultural que poseen estos bañados y estos campos para que sea un complejo residencial de sectores de altos recursos, lo cual no da ningún tipo de acceso ni nada… Solamente un lugar más que se pierde perjudicando a los vecinos que viven cerca. Ya están en una zona inundable y se inundan más porque ahora pasan a ser los lugares más bajos porque los barrios privados alteran el nivel.

-¿Existieron evaluaciones de impacto arqueológico?

Los arqueólogos que hacen esos estudios de impacto trabajan dentro del Instituto Nacional de Arqueología y Pensamiento Latinoamericano (INPAL). Dentro de lo que es Cultura de Nación es el organismo responsable de lo que es el cumplimiento de las leyes en los sitios arqueológicos. A su vez, ellos tienen asignada la potestad para hacer investigaciones y trabajos a través de la provincia de Buenos Aires en el área de Tigre y Escobar.

-¿Son los arqueólogos con los que tuvieron conflictos por Punta Querandí?

Punta Querandí podía ser destruido por la empresa inmobiliaria sin importar la opinión que podían tener las organizaciones indígenas, desconociéndolas a propósito y no estando interesados… Siguieron trabajando para la misma empresa en otro emprendimiento, en un campo de 200 hectáreas y determinaron que no había sitios arqueológicos, por lo que permitieron el avance. Ahora con los tres sitios de la Bellaca sabemos que fueron ellos. No tenemos esos estudios arqueológicos que fueron aprobados por el órgano provincial de aplicación. Más allá de eso, lo que vemos es que hay especialistas que se han formado en universidades públicas, supuestamente con un interés por los vecinos de los pueblos, y sin embargo en su manera de actuar terminan siendo técnicos a favor del despojo para emprendimientos inmobiliarios.

-¿Qué tipo de apoyo institucional han tenido tanto de movimientos indígenas como de profesionales?

Del movimiento indígena hemos tenido el apoyo total desde el comienzo. La lucha surge por sectores del movimiento indígena de Buenos Aires y se han ido sumando las adhesiones de distintas provincias del resto del país. Estamos pensando en hacer un petitorio o declaración de los pueblos indígenas a favor de la defensa de Punta Querandí y los Humedales para explicitar el apoyo. En eso hay una adhesión importante y fundamental. Con respecto a los profesionales, hemos tenido el apoyo de muy pocas personas del mundo académico de la antropología y de la arqueología. Destaco el caso de la Facultad de Ciencias Sociales de Olavarría que ha hecho estudios pedidos por nosotros para evaluar el impacto arqueológico y han aportado críticas muy razonables. Los contemplamos dentro de los pocos sectores que nos han acompañado. También hay una declaración del Observatorio de Pueblos Originarios de Olavarría. Después del grupo de investigadores podemos destacar al grupo GUIAS que nos han acompañado y apoyado de distintas maneras.

Fuente: http://www.agenciacomunica.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=562%3Apunta-querandi-la-lucha-por-la-defensa-de-las-tierras-y-el-patrimonio&catid=1%3Adestacadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 15/06/2016 por en Otros.

Actualizaciones de Twitter

Nuestra ubicación

¡Miranos desde el cielo! Como se ve, estamos rodeados por los barrios privados, pero todavía existen muchos lugares para defender.

A %d blogueros les gusta esto: