Punta Querandí

Territorio sagrado y educativo de los pueblos originarios, en la desembocadura del Arroyo Garín en el Canal Villanueva, Partido de Tigre, Provincia de Buenos Aires. Humedales continentales del río Luján.

Diputados proponen declarar “Lugar Histórico Nacional” a Punta Querandí

Mientras a nivel local se presentó en el Concejo Deliberante un proyecto para declararlo de interés cultural, en el Congreso Nacional un grupo de legisladores también propuso un reconocimiento a Punta Querandí: “Creemos necesario que el lugar mencionado, de propiedad de la Nación, sea declarado Lugar Histórico Nacional de acuerdo a lo dispuesto por la ley 12.665 y su modificatoria y reglamentarias y quede sometido a la custodia y conservación del gobierno federal, y en su caso, en concurrencia con las autoridades respectivas”.

corpachada4Reproducimos información publicada en 360 Digital:
http://www.360digital.com.ar/index.php/cultura/1694-punta-querandi-lugar-historico-nacional

El Diputado Nacional Antonio Riestra (PARES – UP Santa Fe) presentó un proyecto de ley que declara Lugar Histórico Nacional el predio denominado “Punta Canal” o “Punta Querandí” situado a orillas del Canal Villanueva, entre calle Brasil y Arroyo Garín, en la localidad Dique Luján, Partido de Tigre, Provincia de Buenos Aires y fue acompañado en la firma por los diputados Víctor De Gennaro (UP Prov. B.A.), Jorge Valinotto (Frente Cívico Córdoba) y Claudio Lozano (UP CABA).

Antonio Riestra afirmó “es oportuno y necesario que el Estado Nacional asuma la salvaguarda de este valioso predio que hace a la memoria histórica, cultural y arqueológica de la Nación” y agregó “la diversidad cultural es nuestra mayor riqueza, la homogeneidad la gran amenaza, no sólo para los pueblos originarios sino para todos los argentinos que nos encontramos frente al desafío de aceptar las otredades, las diferencias, y crecer con ellas y a partir de ellas. Nuestro ser nacional se nutre de esta mezcla de pueblos que nos es propia. La vigencia del pasado posibilita la construcción de un futuro original y pleno. Es tiempo de respetar la diversidad cultural, dejarla ser y asegurar, de ese modo la continuidad de la vida en su complejidad”.

PROYECTO PRESENTADO

H.Cámara de Diputados de la Nación

PROYECTO DE LEY

Texto facilitado por los firmantes del proyecto.

Nº de Expediente

8346-D-2014

Trámite Parlamentario

151 ()

El Senado y Cámara de Diputados,…

DECLARACIÓN DE LUGAR HISTÓRICO NACIONAL

ARTÍCULO 1º: Declárese Lugar Histórico Nacional, conforme a lo dispuesto por las leyes 12.665 y 24.264, el predio denominado “Punta Canal” o “Punta Querandí” situado a orillas del Canal Villanueva, entre calle Brasil y Arroyo Garín, en el paraje Punta Canal de la localidad de Dique Luján, Partido de Tigre, Provincia de Buenos Aires.

ARTÍCULO 2°: La Comisión Nacional de Museos y Monumentos y Lugares Históricos instrumentará, de conformidad a la Ley 12.665 y sus normas modificatorias y reglamentarias, lo dispuesto en el artículo 1°.

ARTÍCULO 3°: Comuníquese al Poder ejecutivo.-

FUNDAMENTOS

Señor presidente:

El territorio llamado Punta Querandí, ubicado en el Partido de Tigre, Provincia de Buenos Aires, resguardado desde el año 2009 por el Movimiento en Defensa de la Pacha (MDP) junto a los vecinos y demás organizaciones, posee un importante valor cultural, histórico, espiritual y ambiental.

El MDP es una organización formada e impulsada por indígenas de distintos pueblos originarios (kollas, quechuas, aymaras, guaraní, toba-qom, wichí), pobladores, ambientalistas, docentes, periodistas, que preserva el lugar del avance inmobiliario, además organiza y promueve las actividades culturales que allí se realizan.

Estas tierras planeaban ser destruidas por un negocio inmobiliario y debido a las acciones llevadas a cabo por el MDP, pudo ser preservado, sin embargo la falta la intervención de las autoridades correspondientes a lo largo de los años fue deteriorando la costa y el sitio arqueológico, arrojando a la orilla una cantidad numerosa de restos.

En abril de 2011 el Movimiento en Defensa de la Pacha ya elevó al Concejo Deliberante de Tigre una propuesta de protección para Punta Querandí, así como en diciembre de 2012, y ambas no han prosperado, demorando una solución que va a favorecer al conjunto de la población y dignificar al Municipio de Tigre por convertirse en el primer distrito del conurbano en proteger y promover un sitio sagrado ancestral.

La Dirección Provincial de Patrimonio Cultural, , autoridad de aplicación de la ley nacional 25.743/03 de Protección del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico, en el escrito fechado el 23 de julio de 2013, reconoce que “entre el Arroyo Garín y la calle Brasil, por donde circulaba el Ramal 56 del Ferrocarril Mitre, consta la existencia de un sitio arqueológico reivindicado por el Movimiento en Defensa de la Pacha”, y que “desde esta Institución Provincial se espera lograr una solución que incluya la preservación de este espacio”.

Punta Querandí posee un reconocimiento cultural por parte de toda la sociedad. La memoria e identidad que contiene este lugar hace imperiosa la necesidad de una preservación y cuidado por parte de las autoridades. Los integrantes de pueblos originarios, vecinos, educadores y distintas agrupaciones culturales y sociales reclamamos y solicitamos un reconocimiento formal a los poderes Nacionales, Provinciales y municipales. Como, así también, el respeto a la valoración que le damos al territorio habitado antiguamente por nuestros antepasados, valoración que quizás cueste entender pero que diversas leyes y convenios internacionales respaldan.

Punta Querandí es utilizado para realizar ceremonias a la Pachamama, Inti Raymi (año nuevo del hemisferio sur), Aya Marcay Quilla (mes de los muertos), todas ellas de los pueblos andinos; también la ceremonia del agua, del pueblo qom, o el Ará Piahú (año nuevo guaraní). También allí se realizan periódicamente diversos talleres relacionados con la cosmovisión comunitaria originaria; taller de siku (instrumento andino de viento) que es una expresión cultural autóctona de los andes que se toca grupalmente; también otras actividades culturales como taller de fotografía, hilado, lenguas originarias, derecho indígena, proyecciones de cine, entre otras.

Es necesario también destacar que a diario, y sobre todo los fines de semana, las costas del Canal Villanueva y Arroyo Garín son visitadas por muchas familias que se acercan a pescar, y pasar un día en forma gratuita en contacto con la naturaleza. Estas familias son en general de bajos recursos y muchas veces la pesca que realizan es para su alimentación. La costa de Punta Querandí es uno de los últimos accesos libres y gratuitos al río.

El sitio también es visitado por escuelas e institutos educativos junto a los docentes interesados en mostrar a los estudiantes la riqueza histórica, cultural y ambiental de esta región del Partido de Tigre – Escobar. Previo a la visita y durante las mismas, los docentes trabajan junto a los estudiantes las problemáticas que enfrenta el sitio. Como así también, se resalta y contrasta con la visión y práctica de los pueblos originarios de cuidado y respeto de la naturaleza.

El sitio Punta Querandí donde fue hallado el cuerpo sin vida de Ana María Martínez en 1982 víctima del genocidio perpetrado por la última dictadura cívico-militar, fue declarado como ESPACIO DE LA MEMORIA por el Honorable Concejo Deliberante de Tigre, respondiendo a un pedido de la comisión que lleva su nombre y de varias organizaciones que aún piden justicia y memoria por estos actos atroces de desaparición de personas en nuestro país.

Punta Querandí es parte de la región de “Bajíos Ribereños Continentales”, que fue habitada por los pueblos originarios Querandí, Chaná, Timbú y Guaraní. En esta región durante el último siglo, distintos arqueólogos han extraído al menos 116 cuerpos de unos 12 enterratorios y cementerios indígenas, por ejemplo de los sitios Garín (hoy debajo del country Santa Catalina, frente a Punta Querandí), Sarandí (destruido por Nordelta) y La Bellaca, todos en el actual Partido de Tigre.

La destrucción de los sitios arqueológicos por la proliferación de barrios privados ya fue advertida en el 2001 por el Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (2001), de la Secretaría de Cultura de Nación, órgano de aplicación nacional de la ley de protección del patrimonio arqueológico, citando los casos de los sitios Sarandí y Garín que contenían “enterratorios humanos, instrumentos realizados en diferentes tipos de rocas, alfarería, instrumentos de hueso y restos de la fauna que habitaba en el Pdo. Con anterioridad a la llegada del colonizador europeo”. El INAPL advertía que los sitios “no son un recurso renovable, su destrucción afecta definitivamente el conocimiento de nuestro pasado cultural y natural”.

El Concejo Deliberante de Tigre, en mayo de 2011, dispuso la toma de posesión preventiva de las tierras de ex apeadero ferroviario Punta Canal, donde se localiza el espacio sagrado de Punta Querandí (medida que el Departamento Ejecutivo no efectivizó) y pidió una valoración arqueológica y cultural del mismo al Consejo Provincial de Asuntos Indígenas, órgano de aplicación provincial de la ley nacional 23.302 – Ley sobre política indígena y apoyo a las comunidades aborígenes. En dicha decisión del Concejo Deliberante de Tigre, se citan diversas normas que reconocen derechos indígenas y la medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que solicita al Estado Nacional resguardar un sitio sagrado del pueblo mapuche en Neuquén.

Por su lado, el Consejo Provincial de Asuntos Indígenas, determinó ante la solicitud del Municipio de Tigre, que: “Se encuentra probada la trascendencia cultural, arqueológica e histórica del paraje denominado Punta Querandí o Punta Canal, no sólo para los pueblos originarios que habitan la provincia -debido al importante y constante vínculo cultural de memoria colectiva que representa en la actualidad- sino también para los pobladores locales y la comunidad en general, ya que estos hallazgos nos permiten conocer sobre los pueblos que ancestralmente ocuparon el territorio y contribuyen a fortalecer la identidad cultural de todos los habitantes de la región”. Así mismo, el Consejo Provincial resaltó que el lugar es de interés cultural “debido a su utilización por toda la comunidad local, vecinos, pescadores, docentes que organizan visitas educativas, pueblos originarios que desarrollan danzas, ceremonias y otras actividades culturales”.

Sobre las características del sitio arqueológico, los especialistas de la Secretaría de Derechos Humanos bonaerense determinaron: “Si tenemos en cuenta la gran cantidad de fragmentos cerámicos y restos óseos de fauna autóctona, observados a lo largo de la costa de Punta Querandí o Punta Canal y consideramos los antecedentes especialmente sobre hallazgos de restos humanos en la zona, podemos suponer que se trata de una localidad arqueológica de actividades múltiples posiblemente producida por sucesivas ocupaciones humanas prehispánicas o una sola ocupación durante un período prolongado de tiempo”.

En dicho informe el Consejo Provincial de Asuntos Indígenas menciona como marco jurídico, además de la Constitución Nacional y Provincial, la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU (2007), Artículo 12.1. “Los pueblos indígenas tienen derecho a manifestar, practicar, desarrollar y enseñar sus tradiciones, costumbres y ceremonias espirituales y religiosas; a mantener y proteger sus lugares religiosos y culturales y a acceder a ellos privadamente; a utilizar y controlar sus objetos de culto, y a obtener la repatriación de sus restos humanos”. También resalta el Artículo 25: “Los pueblos indígenas tienen derecho a mantener y fortalecer su propia relación espiritual con las tierras, territorios, aguas, mares costeros y otros recursos que tradicionalmente han poseído u ocupado y utilizado de otra forma y a asumir las responsabilidades que a ese respecto les incumben para con las generaciones venideras”.

La importancia de Punta Querandí trasciende las fronteras del Gran Buenos Aires y de la provincia, como lo demuestra que ha sido visitado y reivindicado por organizaciones de pueblos indígenas de otras partes de la Argentina y también de otros países. El 13 de diciembre de 2010, la Confederación Mapuche de Neuquén expresó: “Recuperar Punta Querandí es hacer visible la presencia indígena ancestral en Buenos Aires (…) se trata de descolonizar la idea que se tiene del espacio territorial donde viven millones de personas como un lugar sin historia”. Tal como lo argumentara la Confederación Mapuche de Neuquén, “el reclamo por Punta Querandí es una expresión de las problemáticas de los indígenas urbanos dispersos por el Gran Buenos Aires, que además de luchar por mejorar sus condiciones de vida en los nuevos espacios territoriales, pujan por mantener el equilibrio de la naturaleza y destapar la verdadera historia de Buenos Aires, muy lejos de la fantasía occidental y cerca de las rebeliones indígenas que fueron protagonizadas en diversos puntos de la actual geografía Argentina”.

La Antropóloga Morita Carrasco, experta en la temática indígena, codirectora del Grupo de Estudios en Aboriginalidad, Provincias y Nación (GEAPRONA), de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, en su peritaje “Al rescate de una ‘historia apagada’: Significado y valor de la recuperación del sitio Punta Querandí”, tras un pormenorizado análisis, concluyó: “Se recomienda preservar el sitio Punta Canal/Querandí como espacio público, de acceso abierto y libre para el desarrollo de actividades educativas, recreativas, lugar de memoria y divulgación de la historia larga de la provincia de Buenos Aires (…) Se recomienda que el estado provincial/municipal garantice la protección del espacio público y acompañe el desarrollo de las actividades propuestas por la comunidad local”. Sobre la posibilidad de resguardar el espacio, siguiendo el ejemplo del cementerio indígena de Baradero, sostuvo que “un trabajo colectivo de esta índole es motivador del fortalecimiento del tejido social en un país que se reconstruye día a día, desde las bases, después de años devastadores de dictadura y neoliberalización de las conductas”.

Asimismo, en dicho peritaje, al referirse al valor cultural que posee Punta Querandí, argumentó: “Los materiales arqueológicos que forman parte del patrimonio cultural ‘se transforman en recursos culturales cuando son puestos en valor’ (Bourlot, 2008:56) por una comunidad movilizada para defenderlos y ofrecerlos a todos aquellos que desean conocer la historia que nos constituye como personas de un determinado lugar, sea este el barrio, la provincia o la nación. Los recursos no son culturales por su sola presencia, es decir: no existen en aislamiento, son culturales precisamente porque una comunidad les transfiere significados y valores construidos en su seno; adquieren valor cuando la comunidad se identifica con ellos; cuando reconoce que su identidad está íntimamente asociada a ese lugar y a esos elementos materiales por lazos indisolubles que se transfieren de generación en generación”. Sobre la reivindicación de sagrado de Punta Querandí, la antropóloga planteó: “Ningún lugar o elemento material es inherentemente sagrado, siempre existe detrás una sociedad que lo sacraliza. Una apacheta puede ser vista como un simple montón de piedras, pero para los pueblos indígenas es un símbolo sagrado que se carga de significado y sacralidad por medio de la acción humana; del mismo modo que un montículo, un cerro y hasta un árbol se ransforman en elementos sagrados a ser venerados y preservados. Así como en la sociedad no indígena, los cementerios se cargan de sacralidad por respeto y veneración de los muertos”.

El Observatorio de los Derechos de los Pueblos Indígenas y Campesinos de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional del Centro (UNICEN), , conformado por distintos profesionales del campo de la antropología, arqueología, comunicación social y abogados, también manifestó su preocupación “por la permanencia de los conflictos entre los pobladores locales de Punta Querandí (Dique Luján, partido de Tigre) con empresas y autoridades públicas que pretenden llevar a cabo mega- emprendimientos de construcción de barrios privados. Sobre todo, teniendo en cuenta que el lugar es considerado sagrado por los pueblos originarios de la zona y porque no se han respetado diversas normativas internacionales y nacionales que preestablecen el acuerdo previo, libre e informado de los pobladores locales ante cualquier tipo de emprendimientos que los involucren”. De esta manera, “desde el Observatorio de nuestra Facultad instamos a que las autoridades públicas del partido de Tigre y de la provincia arbitren los medios necesarios para intermediar en este conflicto y sobre todo, hagan respetar y cumplir las leyes nacionales y los acuerdos internacionales a los que nuestro país suscribe, teniendo en cuenta los derechos que asisten a los pobladores locales, vecinos y representantes de los pueblos originarios de Punta Querandí (Dique Luján, partido de Tigre)”.

La Defensoría del Pueblo de la Nación, en agosto de 2010, a raíz de una solicitud de intervención del Movimiento en Defensa de la Pacha, emitió la Resolución Nº100/10 preocupado por el destino de los sitios arqueológicos, donde exhortó al Municipio de Tigre a elaborar un mapa con la localización de sitios, yacimientos y objetos arqueológicos y paleontológicos.

Así también, en noviembre de 2010 la Defensoría del Pueblo de la Nación emitió un dictamen – Resolución N°141/10 exhortando a las municipalidades de Zárate, Campana, Escobar, Tigre y San Fernando a no habilitar la construcción de ningún barrio privado más debido al impacto social, ambiental y cultural de estas urbanizaciones.

Otro de los valores que contiene el sitio Punta Querandí tiene que ver con lo ambiental y con la biodiversidad del espacio. Como sabemos, también corresponde a una zona de humedales, que la Convención Ramsar convoca a preservar por la importancia y el papel que cumplen estas regiones, ya que los humedales funcionan como reguladores de los excesos y deficiencias hídricas, favorecen la mitigación de crecidas, y la recarga y descarga del agua subterránea. Las plantas y los suelos de los humedales poseen la particularidad de eliminar las altas concentraciones de nutrientes tales como el nitrógeno y el fósforo, jugando un papel fundamental en los ciclos de la materia y el mantenimiento de la calidad de las aguas a través de la retención, transformación y transporte de sedimentos, nutrientes y contaminantes. Este proceso es importante porque permite prevenir el agotamiento de oxígeno, por el rápido crecimiento de plantas y algas y el arribo de nutrientes a las aguas subterráneas u otras fuentes susceptibles de ser aptas para el consumo humano; como es el caso del Río de la Plata de donde se extrae el agua para consumo de millones de habitantes.

Y además de tener un valor arqueológico, espiritual y recreativo, también posee un valor histórico ya que allí funcionaba la parada intermedia del ferrocarril General Mitre Ramal 56, llamada Kilómetro 4 – Punta Canal, tren que está intrínsecamente ligado a los pueblos de esta zona, como Villa La Ñata y Dique Luján, a los cuales ayudó a crecer. Vecinos y pobladores de la zona, ex trabajadores de este ramal y ex usuarios añoran sus vivencias en torno a este tren.

En Punta Canal existía un terraplén ferroviario de principios del siglo XX, que unía las localidades de Ingeniero Maschwitz, en Escobar y la del Dique Luján. Los habitantes del lugar históricamente han utilizado el terraplén de las vías del ferrocarril no sólo como camino sino también para resguardar sus animales y bienes ante las inundaciones.

Por todo lo expresado, es que creemos necesario que el lugar mencionado, de propiedad de la Nación, sea declarado Lugar Histórico Nacional de acuerdo a lo dispuesto por la ley 12.665 y su modificatoria y reglamentarias y quede sometido a la custodia y conservación del gobierno federal, y en su caso, en concurrencia con las autoridades respectivas.

La visibilización de una historia pasada y presente, negada en forma sistemática por los poderes políticos, se hace necesaria para comenzar a revertir esta situación en nuestro distrito.

Es fundamental impulsar, a través de este tipo de declaraciones y protecciones, a la sociedad toda a reconocer parte de su identidad y conexión con esta región de Buenos Aires, a fin de promover una educación significativa, que forme ciudadanos conscientes en el cuidado del ambiente, de lugares públicos y sagrados, fortalecer el sentido de pertenencia local y resignificar el concepto de identidad como así también rescatar la cosmovisión originaria y la necesidad de una integración cultural.

Esta declaración ayudaría a que los docentes, junto al resto de la sociedad, tengan la posibilidad de continuar acercando a los estudiantes y habitantes a la memoria, identidad y recursos que posee el lugar.

La reivindicación y promoción de este tipo de espacios contribuye a fortalecer la autoestima y la identidad de miles de vecinos de Tigre de raíces indígenas. La presencia de estas actividades en Punta Querandí incentivó en estos años a que muchos vecinos de Tigre y otros partidos del conurbano se acerquen a su identidad indígena, contribuyendo de esa manera a luchar con la discriminación.

Los vecinos de la zona y diversas organizaciones pretenden que el predio, que ya es un Sitio Sagrado, Lugar Histórico y Arqueológico, sea reconocido, proyectado y cuidado, a fin de que los miembros de comunidades indígenas puedan continuar realizando sus ceremonias y prácticas religiosas y culturales y tanto nuestras generaciones, como las venideras, tengan en él la posibilidad de reconstruir nuestra historia y desarrollar actividades recreativas, culturales y ecológicas a fin de mejorar la calidad de vida de todos.

La diversidad cultural es nuestra mayor riqueza, la homogeneidad la gran amenaza, no solo para los pueblos originarios sino para todos los argentinos que nos encontramos frente al desafío de aceptar las otredades, las diferencias, y crecer con ellas y a partir de ellas. Nuestro ser nacional se nutre de esta mezcla de pueblos que nos es propia. La vigencia del pasado posibilita la construcción de un futuro original y pleno. Es tiempo de respetar la diversidad cultural, dejarla ser y asegurar, de ese modo la continuidad de la vida en su complejidad.

Por todo lo expuesto, es oportuno y necesario que el estado nacional asuma la salvaguarda de este valioso predio que hace a la memoria histórica, cultural y arqueológica de la nación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 30/10/2014 por en Documentos y respaldos.

Actualizaciones de Twitter

Nuestra ubicación

¡Miranos desde el cielo! Como se ve, estamos rodeados por los barrios privados, pero todavía existen muchos lugares para defender.

A %d blogueros les gusta esto: