Punta Querandí

Territorio sagrado y educativo de los pueblos originarios, en la desembocadura del Arroyo Garín en el Canal Villanueva, Partido de Tigre, Provincia de Buenos Aires. Humedales continentales del río Luján.

Qué es Punta Querandí

Punta Querandí es un espacio sagrado de una hectárea que conserva restos arqueológicos indígenas de mil años de antigüedad, ubicado en una zona de enterratorios ancestrales que está siendo destruida por la construcción de megaemprendimientos de barrios privados. Desde hace casi una década, este lugar es custodiado por familias de distintos pueblos originarios que allí desarrollan su espiritualidad y realizan talleres de enseñanza abiertos a toda la sociedad. El Movimiento en Defensa de la Pacha es una organización formada por familias guaraní, quechua, la comunidad qom Cacique Ramón Chara, ambientalistas, comunicadores y vecinos.

100_9965xxx

Ex parada del ferrocarril (hasta 1967), Punta Querandí comenzó a reivindicarse como lugar sagrado al conocerse la existencia de sitios arqueológicos con enterratorios humanos de los pueblos originarios en los alrededores. También es un lugar educativo y recreativo. Se encuentra en el límite de Tigre y Escobar, en el paraje Punta Canal, entre la calle Brasil y la desembocadura del Arroyo Garín en el Canal Villanueva, 50 kilómetros al norte de la Ciudad de Buenos Aires.

En peligro por el avance de los barrios privados de la empresa EIDICO, se constituyó un campamento en su defensa a partir del febrero de 2010. Actualmente se realizan actividades semanales abiertas a toda la comunidad. Durante el año hay ceremonias, talleres, capacitaciones, encuentros y visitas educativas, entre otras actividades. Además es visitado por familias que van a pescar o a refrescarse en el río.

La amenaza es latente: Punta Querandí está rodeado de countries náuticos y el empresario Jorge O’Reilly (EIDICO) lo quiere destruir. Hace muchos años, se decía que querían extender el curso de agua y convertirlo en un puerto para yates. De esta manera, sería anexado al Complejo Villa Nueva (11 barrios privados en 850 hectáreas), emprendimiento que ya desapareció otro lugar arqueológico con enterratorios ancestrales: el sitio Arroyo Garín.

Lugar ribereño de gran concurrencia popular, ex parada del ferrocarril hasta 1967 y sitio arqueológico milenario: estos tres motivos parecen más que suficientes para que el Estado resguarde Punta Querandí. Sin embargo, en el 2007 este lugar fue entregado por las autoridades estatales para los negociados de barrios privados, una decisión política en la que confluyeron el organismo nacional titular de las tierras (ONABE-ADIF), el área arqueológica de la provincia y las intendencias de Tigre y Escobar.

Mientras los funcionarios siguen demorando la resolución, el sitio sagrado de los pueblos originarios se fortalece con cada encuentro en el camino hasta alcanzar su protección definitiva, la consolidación de la costa para evitar su desmoronamiento, la recuperación de las miles de piezas excavadas por una campaña pagada por el empresario inmobiliario y el reentierro del esqueleto extraído del sitio Arroyo Garín, yacimiento destruido por el country Santa Catalina a pocos metros de Punta Querandí.

RESISTENCIA COMUNITARIA

El Movimiento en Defensa de la Pacha surgió en enero de 2009 para proteger Punta Querandí y otros lugares ancestrales con enterratorios indígenas, así como el patrimonio ambiental del territorio bonaerense. Algunos vecinos del paraje ya llevaban dos años de reclamos para que la empresa no destruya “el camino de la vía muerta” que era su único acceso vehicular, nos referimos a Carlos Arrambide y su familia. Graciela Satalic y Dante Farías también llevaban varios años cuidando los sitios arqueológicos de la zona y alertando de su inminente destrucción por los barrios privados.

El MDP se organiza después de algunos años de haber circulado boca en boca por distintos espacios del Gran Buenos Aires la información sobre la existencia de cementerios indígenas destruidos o amenazados por emprendimientos inmobiliarios. Un hecho que impulsó a dar este paso fue la entrega del sitio Punta Canal (Punta Querandí) al empresario Jorge O’Reilly por parte de los arqueólogos autorizados por el Estado Provincial para resguardar el patrimonio cultural ancestral en Tigre y Escobar.

A partir del 2009, la lucha se intensifica, con asambleas semanales y quincenales en Punta Querandí. En el 2010 se inicia el campamento permanente para resistir contra las máquinas de EIDICO que habían iniciado la destrucción del predio. Desde el 2011, el ‘acampe’ se consolida con el salón comunitario Cacique Manuá y otras construcciones en el territorio, multiplicándose las actividades culturales, educativas y espirituales.

De esta manera, el lugar se transformó en un espacio de fortalecimiento de la identidad ancestral y de transmisión de conocimientos: armado de techo de capi ñaro (paja brava), cestería con totora, construcción con barro, alfarería con arcilla, música sikuri, lenguas indígenas y visitas de escuelas, son algunas de las propuestas habituales.

Resguardar este espacio significaría ponerle un freno al descontrolado y conquistador ‘desarrollo inmobiliario’ que viola derechos humanos, ambientales y indígenas; proteger uno de los últimos lugares públicos con acceso al río; y comenzar a recuperar la historia ancestral de esta Buenos Aires que es Territorio Indígena.

PELIGRO LATENTE

Punta Querandí sigue en peligro a pesar de haber logrado el reconocimiento de distintos organismos oficiales, como el Consejo Provincial de Asuntos Indígenas (en el 2011), el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (en el 2015) y la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires (en el 2016). El empresario Jorge O’Reilly no cede sus pretensiones sobre el lugar. Y los funcionarios no avanzan sobre sus intereses.

En el caso del Municipio de Tigre, la decisión política de perjudicar a Punta Querandí se hace evidente en la falta de arreglo del puente que se cayó en agosto de 2015 debido a su deficiente instalación y a la falta de mantenimiento por parte de las autoridades. Los funcionarios abandonaron a las familias del paraje, quienes no tienen otro acceso público para acceder a sus viviendas. Además, los concejales oficialistas se niegan a repudiar los hechos de violencia contra el sitio sagrado de los pueblos originarios, como las dos destrucciones de un Opy (templo guaraní) que tuvieron lugar en septiembre y en diciembre de 2016, allanando el camino para nuevas agresiones.

Por su parte, el intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk, quien se comprometió en febrero de 2016 a recuperar el camino de acceso a Punta Querandí, ha incumplido su palabra: luego casi de un año, no se avanzado ni un paso en ese sentido. El barrio privado San Benito continúa usurpando la calle pública perimetral pese a ser una obligación legal. En el 2014, el presidente de EIDICO, Jorge O’Reilly, había advertido: “Voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para no abrir la calle”. Parece que un empresario puede más que un Municipio.

BASTA DE COUNTRIES, CUIDEMOS LOS HUMEDALES

En la zona norte del Gran Buenos Aires, desde los 90′ los megaemprendimientos inmobiliarios destruyeron miles de hectáreas de humedales, desaparecieron sitios arqueológicos con enterratorios de los pueblos originarios y generaron más inundaciones a los vecinos preexistentes. Esta avanzada que violó los derechos humanos fue avalada y promovida por autoridades municipales y provinciales.

En la zona norte del Gran Buenos Aires, los barrios privados destruyeron miles de En la Cuenca del Río Luján durante la última década crecieron distintas luchas contra la invasión de los megaemprendimientos de barrios privados, se ha instalado el tema y se han logrado fallos judiciales -de dudoso cumplimiento- que ordenan frenar todas las obras preventivamente hasta tener los resultados de un estudio de impacto ambiental acumulativo. Para garantizar la clausura definitiva de este modelo nefasto de “progreso” para pocos, organizaciones de Luján, Pilar, Campana, Escobar y Tigre impulsamos la campaña “Más humedales, Menos inundados” con una gran cantidad de adhesiones.

¡POR EL PRIMER RECONOCIMIENTO A LAS
NACIONES ANCESTRALES DEL GRAN BUENOS AIRES!

¡EN DEFENSA DE NUESTRO TERRITORIO!

¡AGASSAGANUP O ZOBÁ! (la luna los hará arrepentir)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Actualizaciones de Twitter

Nuestra ubicación

¡Miranos desde el cielo! Como se ve, estamos rodeados por los barrios privados, pero todavía existen muchos lugares para defender.

A %d blogueros les gusta esto: