Punta Querandí

Territorio sagrado y educativo de los pueblos originarios, en la desembocadura del Arroyo Garín en el Canal Villanueva, Partido de Tigre, Provincia de Buenos Aires. Humedales continentales del río Luján.

“A O’Reilly le daría un consejo, con los caprichos no va ir a ningún lado”

Santiago Chara, miembro del Movimiento en Defensa de la Pacha y de la comunidad qom del Barrio Arroyo El Claro de Benavidez, nos habla sobre su niñez y adolescencia en la zona de Punta Querandí y menciona los cambios vividos en Tigre a partir de los ’90 con los barrios privados. Además recuerda cómo se sumó a la lucha, explica porqué es sagrado este lugar para las creencias de los pueblos originarios y cuenta sobre el pedido de reentierro del cuerpo de un ancestro que se encuentra en poder de los arqueólogos. Al empresario Jorge O’Reilly, presidente de EIDICO, le da un consejo: “Este es un lugar chico para que lo pelee, que demuestre ser una persona grande, con los caprichos no va ir a ningún lado”.

Escuchar entrevista a Santiago Chara

100_9706xxx

El arraigo de muchas familias de pueblos originarios con la zona de Punta Querandí es muchísimo más antigua que la formación del Movimiento en Defensa de la Pacha en el año 2009. Décadas antes de trascender la existencia de sitios arqueológicos indígenas en el ámbito de las organizaciones aborígenes del Gran Buenos Aires, la zona era un lugar muy transitado: “venía mucha gente a pescar, acá nos conocíamos todos”, explica Santiago, referente de la comunidad qom Cacique Ramón Chara del barrio Arroyo El Claro de Benavidez (Tigre).

Santiago tiene 58 años, ocho hijos y 11 nietos. Así nos cuenta cómo llegó a Tigre desde el norte argentino: “Me vine del Chaco con mi viejo, en el ‘65 más o menos, un poco tiempo de mi niñez lo viví en San Isidro, barrio concheto, ahí en La Cava, era todo villa. Después nos vinimos a vivir a Benavidez”.

Ya desde muy pequeño, Chara comenzó a recorrer la zona de Punta Querandí. “Siempre vine a pescar y a cazar por toda esta zona. Lo recorríamos con mi viejo y los amigos de él, con los raneros más grandes de Benavidez”, recuerda de cuando tenía unos 6 seis años. “Desde Benavidez para el lado de Pacheco, para Ingeniero Maschwitz hasta Escobar, Río Luján, Maquinista Savio, era todo campo y se dedicaban a cazar ranas y anguilas, y pescar, esa era la vida nuestra”, resalta Santiago.

dscn1930xx1

En la década del ’70 la zona siguió siendo un territorio muy frecuentado para Santiago y miles de vecinos. “A los 17 o 18 años, recorríamos con mis amigos todos los lugares de acá para venir a pescar”, agrega. “Punta Querandí era un lugar transitable, venía mucha gente a pescar como ahora, a pasear, muchos vecinos, acá nos conocíamos todos”.

La forma histórica de acceder era por donde hoy se encuentra el country San Benito. Así lo recuerda: “De Benavidez veníamos costeando la vía [del ramal Ballester-Zárate) donde está la Dean Funes ahora, que no había calle todavía, era todo campo, había un zanjón, veníamos cazando y pescando hasta llegar al Arroyo Garín y nos veníamos hasta estos lados. Esto era todo tierra, no había nada. Acá le decíamos Las Tres Bocas”.

Hasta fines de los ’90, Tigre mantenía su fisonomía tradicional, pero “cuando arrancaron con los countries empezó a cambiar todo, antes de eso era todo casas comunes, las fábricas se mantenían”, rememora Chara. A partir de los barrios privados, el avance inmobiliario arrasó con miles de hectáreas de humedales y puso esas tierras en manos de los sectores más privilegiados, perjudicando a los habitantes preexistentes.

SU ENCUENTRO CON LA LUCHA DE PUNTA QUERANDÍ

5x

De pescador a referente: Santiago Chara en Punta Querandí, el 7 de marzo de 2012.

Era el sábado 17 de marzo de 2012 y Santiago había ido a pescar como tantas veces a Punta Querandí, donde ya se habían establecido algunas construcciones en el marco de la lucha para defender el lugar. Cerca del mediodía, llegaron integrantes de una organización de pueblos originarios desde la ciudad de La Plata, con el objetivo de realizar una ceremonia para dar fuerza a los reclamos. Al verlo a Santiago no dudaron (“debe ser de la organización”) y comenzaron a hacerle preguntas. A partir de ese día, el abuelo qom comenzó su historia con el Movimiento en Defensa de la Pacha.

“Desde que empecé a venir ya no me quise ir más, porque me gustó el lugar, vi que tiene una fuerza de atracción, desde mi punto de vista, hay mucha energía que nos ayuda mucho a salir adelante. Es como una fuerza especial que uno tiene saliendo de acá, para poder seguir luchando por lo que uno quiere”, manifiesta.

Sobre este punto tan sensible, Santiago amplía: “Todos tenemos nuestra forma de pensar en el tema de espiritualidad. Yo creo que mi viejo y mi vieja, así como mis tíos y abuelos están todos siempre acá y me acompañan. Es muy fuerte para mí”, dice con la voz quebrada. “Cuando se termina el ciclo tiene que uno tiene que cumplir en esta tierra, no está más en forma de materia pero sigue en el espíritu”, agrega.

Esa presencia de los antepasados en este lugar tiene un protagonismo central. “Punta Querandí es uno de los pocos lugares que quedan que se están cuidando y es gracias a la fuerza de los que estuvieron viviendo antes acá, ellos están ayudando a que lo mantengamos libre”, dice convencido.

100_9951x

A diferencia de otras personas que vienen de manera individual, desde el inicio Santiago participó con  su familia y eso para él es muy importante. “A mí me gustó cuando empezaron a venir todos los familiares míos y de a poco se van incluyendo más. Primero vine con dos hijos, Hugo y Elián, después se fue sumando mi otra hija, mi señora, mi otro hijo, Ricardo, Gonzalo. Y ahora mis primos, que no querían ser indios, ahora sí aceptaron. Hay muchos que no se quieren reivindicar”, comenta Chara.

Para Santiago, el sitio sagrado de los pueblos originarios tiene que ver con ese despertar de muchos vecinos de Tigre. “Punta Querandí es un punto estratégico para convertir a las personas, darles bien a conocer y que se enteren de la verdad de lo que pasó, porque está muy tapada la historia. Muchos próceres que nos enseñaron en el colegio con engaño eran los más asesinos de los pueblos originarios. A veces no directamente pero sí por su manera de pensar”, manifiesta el referente qom.

“Para mi es importante recuperar Punta Querandí porque es un punto estratégico en Buenos Aires para poder ayudar a los demás movimientos que están peleando por lo mismo”, insiste el referente de la comunidad qom de Benavidez.

TIGRE ANCESTRAL

prueba-marca-de-agua_-290

Antes de involucrarse con el MDP en el 2012, Santiago conocía sobre el pasado originario de Tigre, pero ignoraba la existencia de sitios arqueológicos y entierros, y que estos lugares estuviesen siendo destruidos por los barrios privados.

“Yo sabía que había indígenas antes acá, que ahora los llaman pampas, o sea los querandíes, los mismos sobrevivientes se hacen llamar pampas porque tal vez tengan vergüenza. Yo sabía la historia de que hubo muchas guerras, fueron masacrados y supuestamente no había indios, se habían ido al sur, se fueron alejando del lugar, como que acá no había más indios, eso es lo que nos enseñaron. Pero yo después de grande entendí que había gente de raíces de acá, indios puros y también mucha mezcla, nada más que por la vergüenza o el miedo de que le digan algo, no quieren aceptar su raíz”, relata.

“No sabía que había cementerios, me enteré cuando vine acá y por medio de Punta Querandí empecé a conocer toda la cantidad que hay en la zona, que fueron tapados y otros que todavía se están cuidando”, agrega. .

MENSAJE AL INTENDENTE Y O’REILLY

resize_of_img_5272

Señalización de los sitios sagrados realizada por el MDP en el 2012.

A pesar de haber cosechado distintas resoluciones de organismos oficiales que respaldan la protección del lugar, el conflicto se mantiene. En esto tienen que ver la falta de voluntad política del Municipio de Tigre y “una cuestión de capricho” del empresario Jorge O’Reilly, dice Santiago. “Al intendente (Julio Zamora) le puedo mandar 100 mensajes pero sé que no los va a escuchar. Él sabe lo que tiene que hacer”, dice Chara.

¿Por qué O’Reilly se resiste a ceder un lugar tan pequeño? “Yo diría que es un capricho, por las intenciones que tuvo de hacerse su casa en el lugar, porque con toda la plata que tiene no le hace falta este lugar, tendría que cederlo”, señala el referente qom.

“A O’Reilly le daría un consejo, de que ceda el lugar, tiene mucha tierras por toda Argentina para recorrer, ahora si se encuentra con otros puntos de resistencia problema de ellos, pero este es un lugar chico para que lo pelee. Que demuestre ser una persona grande, con los caprichos no va a ir a ningún lado”, agrega Santiago y luego aclara para evitar malentendidos: “Nosotros no somos de amenazar ni pasar a nadie por delante, porque si no estaríamos cayendo en la mentalidad de ellos y estamos lejos de eso. Todo pacíficamente se puede convivir”

38-11150180_10204998900505541_6051576681223421778_n

Una característica de la lucha en defensa de Punta Querandí es que quienes participan del reclamo son de distintos pueblos originarios y no necesariamente ‘descendientes directos’ de los habitantes ancestrales del lugar, esto debido a que hubo un genocidio de las comunidades locales en los inicios de la conquista europea en el Río de la Plata. Y en las últimas décadas del siglo XX, una fuerte migración de otras regiones del país y de toda sudamérica hacia Buenos Aires.

“Yo sé que no soy de este lugar, pero él es menos que yo de acá, O’ Reilly viene de descendencia de otro continente”, aclara Santiago, quien más allá de su origen chaqueño, explica su fuerte vínculo con los pobladores ancestrales de Tigre: “La conexión que siento es que todos los pueblos indígenas de la zona de acá: los guaraníes, los tobas, mocovíes, querandíes, chana, timbú, comechingones, mapuche, tehuelches, son todos un solo pueblo, nada más que hablan distintos idiomas, pero tienen todos la misma mentalidad. Nuestros antepasados siempre están en contacto, Los que están ahora en espíritu tienen más llegada a los lugares”.

Uno de los reclamos más profundos del Movimiento en Defensa de la Pacha es la restitución de los restos humanos que fueron excavados de sus entierros, uno de ellos es un esqueleto casi completo que fue retirado del sitio arqueológico Arroyo Garín, espacio sagrado destruido en el 2000 por el barrio privado Santa Catalina a pocos metros de Punta Querandí.

Al respecto, Santiago señala: “Queremos que el cuerpo de esa persona sea honrado como fue en ese momento, por los antepasados, por los presentes que estamos y por los que vienen, para que el día de mañana no se sobrepase más a los pueblos indígenas, se logre ese respeto”.

“Si vuelve el cuerpo y se lo reentierra, se le da el libre descanso que debería tener, porque lo tratan como objeto, no como persona”, explica Chara.  Sería un acto de reparación no sólo para esta persona sino “para todo el pueblo”.

09-18215_528560817169268_151104365_nx

181856_375914009128452_1892946688_n

dscn1921xx1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 20/11/2016 por en Otros.

Actualizaciones de Twitter

Nuestra ubicación

¡Miranos desde el cielo! Como se ve, estamos rodeados por los barrios privados, pero todavía existen muchos lugares para defender.

A %d blogueros les gusta esto: