Punta Querandí

Territorio comunitario, ancestral, sagrado y educativo de los Pueblos Originarios. Desembocadura del Arroyo Garín en el Canal Villanueva, Partido de Tigre, Provincia de Buenos Aires. Humedales continentales del río Luján.

“Los humedales no se venden, se defienden”: informe especial sobre la Audiencia Pública 

El masivo rechazo de la comunidad de Tigre a la construcción del «Barrio Santa Ana» de la empresa EIDICO fue registrado en detalle por el sitio de noticias isleñas Pluma de Río. En este infome podrán leer, escuchar y mirar lo más destacado de las intervenciones, que coinciden en un mismo objetivo: que las autoridades locales no otorguen la “Declaración de Impacto Ambiental” (DIA) y clausuren definitivamente el emprendimiento.

Santa Ana

La Audiencia convocada por el Municipio de Tigre, prometía ser multudinaria y lo fue. Más de 40 testimonios de Vecinos de Tigre se hicieron escuchar a lo largo de 6 horas, en un ámbito amable, que demostró una vez más el compromiso social de una comunidad organizada.

El Municipio de Tigre, realizó la apertura del evento invocando que “Todo proceso de desarrollo tiene un impacto ambiental. Lo que los funcionarios de la Municipalidad queremos, es recibir ese aporte de la comunidad dentro de los tres ejes principales.»

– Los Humedales
– El Problema Hidráulico
– Los sitios Arqueológicos

Planteó la necesidad de saber, “cuáles son esas medidas de mitigación y de reparación que la comunidad ve como necesaria, para que nosotros podamos evitar esos problemas; que nos abran los ojos, y nos digan cuales serían esas medidas de reparación y mitigación de este emprendimiento”.

El Dr. Mario Zamora, se refirió también a la condición de CONSULTIVA y NO VINCULANTE de la audiencia según la ley, no obstante, explicó la interpretación que el Municipio de Tigre le otorga a esa condición, agregando:

Para nosotros significa que: “Si un sólo asistente nos convence con un argumento y una fundamentación científica, académica y seria, que nos permita avanzar en el desarrollo del acto administrativo que continúa… un solo asistente podría influenciar en nuestras decisiones.” Y agregó: “Ésta asamblea la consideramos muy importante y la palabra de todos y cada uno de ustedes, va a ser receptada”.

Llamó a la reflexión a los asistentes, diciendo: “Hagamos algo que podamos exhibir luego: una Audiencia Pública que haya generado en el resto de la comunidad, un punto importante de cómo se discuten los problemas en una comunidad.”

Y reconoció: “A todos los que estamos acá nos guía un principio, de honestidad intelectual. Somos honestos intelectualmente y tenemos ese vínculo solamente con la verdad, con el fundamento y con lo que escuchemos, para proceder en consecuencia. Exigimos lo mismo por parte de Uds.: honestidad intelectual, coherencia y solidez de principios.»

Respecto del acto administrativo, informó que: “el Informe de Impacto Ambiental, debe concluir con las recomendaciones de los asistentes en orden a las mitigaciones ambientales, las reparaciones y los planes de gestión ambiental en el futuro. Será el protocolo de cómo gestionar lo ambiental y lo arqueológico éste emprendimiento de acá en adelante.»

Santa Ana2

Fueron tres, los ejes principales, sobre los cuales los argumentos de la ciudadanía demostraron su solidez argumentativa:

– Los Humedales
– El Problema Hidráulico
– Los sitios Arqueológicos

Las intervenciones comenzaron con la exposición técnica y legal de tres representantes de la Empresa Eidico, quienes leyeron sus informes, remitiéndose a leyes, fechas, características del proyecto, etc.

Cabe destacar, que en ningún momento mencionaron la palabra HUMEDAL, lo cual fue, observado por muchos de los expositores más tarde.

Los Humedales

Según las declaraciones de Serman & Asociados (Empresa que realizó el Estudio de Impacto Ambiental para Eidico) respecto a los aspectos negativos de la etapa de construcción del «Barrio cerrado Santa Ana», “se encuentran asociados al desbroce y la tala de vegetación; la construcción de lagunas; el relleno y la nivelación del terreno; el movimiento de vehículos y la operación de maquinarias y equipos; y la presencia de operarios y la pavimentación”.

Santa Ana3

También aceptaron que uno de los principales impactos negativos de la construcción, afectan a la flora y la fauna local.


Exposiciones defendiendo el Humedal

Casi todos los expositores, criticaron fuertemente que la Empresa Eidico, jamás se refirió a la zona de construcción como una zona correspondiente a un HUMEDAL.

Al respecto, Sofía Astelarra del Observatorio de Humedales, manifestó: “Los emprendedores reconocen la destrucción del humedal y el impacto social en la población local, porque justamente abonan a ésta transformación del “Nuevo Tigre”, que implica el reemplazo de un tipo de población por otra. No sólo se da el desplazamiento de las poblaciones locales preexistentes, sino un empeoramiento de sus condiciones de vida“.

Luego hicieron referencia a las lagunas y cómo éstas absorberían la cantidad necesaria de agua, para no inundar el barrio y sus alrededores.

En tanto Martín Nunziata, referente isleño y miembro de la Asamblea Delta y Río de la Plata,alegó que “cuando en la descripción de la lectura, hablan del sudeste, sujeto a inundaciones y cuando que hacen referencia al emprendimiento, están hablando de que no se inunden Ellos adentro, con lo que puede escurrir la laguna adentro, pero no están hablando de lo que las 70 hectáreas indicadas, no van a permitir ahora inundar”.

Marcelo Alvarez, vecino de Dique Luján, cuantificó la cantidad de agua que entra a Santa Ana y que no puede ser absorbida porque está el terraplén de endicamiento y por lo tanto se desplazará al resto de los barrios aledaños, diciendo: “hay 1.770.000 metros cúbicos de agua que el predio NO absorbe y que van a mi casa y a la de nuestros vecinos”.

La Secretaria de Derechos Humanos de Suteba, Virginia Baldo, denunció “tenemos la perpetración de un Miami para pocos, a costa del estropicio para muchos.” Y agregó, “donde hubo un humedal de especies autóctonas, hoy se alza un páramo de tierra plana, lista para un nuevo Santo, en la devoción careta de Eidico”.

Exposiciones sobre la Forma de Vida y la adaptabilidad al humedalMartín Nunziata, también manifestó que “nosotros no estamos en contra del Municipio o de un empleado en particular, estamos para salvar los Humedales de este apetito inconmensurable”.

Se hizo referencia a las consecuencias sociales que tiene la construcción de un nuevo barrio cerrado en Tigre, y se criticó que la Empresa habla de la población preexistente de manera discriminatoria y peyorativa, ocupándose solamente de los pobladores que habitarían el nuevo barrio y olvidándose de las comunidades preexistentes, que posee los mismos derechos al progreso y bienestar.

Denunciaron la falta de adaptabilidad al medio que pretenden habitar, rellenando los terrenos y permitiendo así que los que quedan por fuera de sus alambrados y terraplenes se inunden.

Se escuchó a Lucas Redondo decir: “que se adapten, que se mojen las patas, la casa en el valle de inundación del Río Luján tiene que estar construida parafíticamente, no rellenando 4.20 metros sobre los humedales“.

El Concejal de Tigre por Unidad Ciudadana, Javier Parbst, dijo “obvio que se trata de integrar y no de echar a nadie, pero que vengan y se adapten a Tigre, y no, que quieran cambiar nuestro hábitat para vivir de otra forma».

Martín Nunziata, se refirió a la segregación social y la destrucción del medio natural, leyendo un informe el informe de la misma empresa que manifiesta:

“Estamos frente a un Tigre donde conviven dos estilos de vida diferentes: Tigre tradicional, que se refugia en las Islas del Delta con sus casas de madera, los muelles derruidos, los sauces centenarios y los botes de remos. Por otro lado, emerge el nuevo Tigre, revalorizado a partir de los 90, con inversiones inmobiliarios en urbanizaciones cerradas y tierra vacante en valles de inundación”.

Y aseguró que estos emprendimientos son los que ponen las barreras físicas para el resto de la sociedad y se indignó preguntando: “Pero, ¡¿Qué somos nosotros los que estamos afuera?! ¿Una basura, una porquería?! ¡Son ustedes los que están sembrado la grieta!”, dijo entre una gran ovación. Los vecinos resaltaron que Tigre ha perdido la soberanía de su territorio continental, y en un 60% del territorio vive el 10% de la población; mientras que en un 40% de territorio, vive el 90% de la población restante.

Concejal de Tigre por Unidad Ciudadana, Javier Parbst hizo referencia también, a que “todavía no hay casa, todavía no están esos vecinos que vana avenir a vivir y ya tienen el agua potable… y las calle El Faro, Isla Verde, que hace años que están pidiendo el agua, ven pasar por la esquina el caño que va al barrio privado que todavía no existe, y no tienen el agua”.

Se disertó también sobre los aspectos económicos del Barrio Santa Ana, donde la empresa Eidico, enumeró los millones que la Empresa invierte en éste proyecto, y destacó la importancia del mismo en cuanto al “Progreso” y la «generación de puestos de trabajo».

Las críticas, no demoraron en hacerse escuchar, de la mano del Defensor del Pueblo de Tigre, Juan Crotti, quien manifestó que “éstos emprendimientos nos ponen en una falsa dicotomía, porque no es necesario destruir el ambiente y a los vecinos que están alrededor, para crear puestos de trabajo».


Exposiciones a cerca del capital financiero y la inversión

Se hizo referencia a la calidad de los puestos de trabajo que otorga la Empresa, y Natalia Reynoso, vecina de Dique Luján, denunció que, “Durante el año pasado, la AFIP, encontró que del 100% de los trabajadores de la Empresa, el 40% del empleo NO estaba registrado”, y aludió a que “no nos quieran correr con ese doble discurso, que es pan para hoy y hambre para mañana”.

Muchos coincidieron en que las Desarrolladoras de éstos megaemprendimientos, se llevan las ganancias, pero no pagan las consecuencias del desastre ambiental que realizan, recayendo las mismas sobre el resto de la ciudadanía, quien padece las consecuencias. Así lo mencionaron Sofía Astelarra y Adriana Azolín, representante de la “Cuenca del Río Luján.»

Por último, Federico Ugo (Subsecretario de Hábitat y Economía Popular de Tigre), junto con Bruno Baretto, vecino del Delta, aludieron a que los emprendedores pueden hacer sus negocios e incrementar sus ganancias, pero respetando las reglas y las normas, y sin llevarse a la población por delante.

El Problema Hidráulico

La Empresa Eidico, relató muy detalladamente los milímetros de agua de lluvia que absorberán sus lagunas y los desagües realizados. Para ello, mencionaron bastos estudios hidráulicos y mediciones tomando en cuenta las precipitaciones con metodologías de renombre.


Discusión sobre las precipitaciones

Una vez más, al no reconocer el humedal como tal, omitieron tomar en cuenta en sus mediciones, el agua acumulada producto de las mareas de la zona; pero los vecinos se lo recordaron.

Para demostrar el daño real que ya se ha producido en la zona, los vecinos hablaron del terraplén que la Empresa ya construyó, al borde de cual cada domingo a realizaban sus asambleas y corte de ruta, para informar al resto de la sociedad.


Denuncias sobre el Terraplén

Cuando llegó el turno de hablar sobre las Reglamentaciones y Normas, se desplegó ante la Empresa Eidico, un sin fin de argumentaciones que tiraron sobre sus normas, más tierra, que el terraplén de 2 metros construido por ellos.

Todos los oradores, denunciaron que la Audiencia Pública es extemporánea, ya que la Empresa ha iniciado sus obras en el año 2015.

Recordamos que, para poder mover un metro cúbico de tierra, es necesario tener la Declaratoria de Impacto Ambiental positiva. A su vez, para obtener la misma, uno de los requisitos es realizar la Audiencia Pública.

Ni una cosa ni la otra. La Empresa Eidico, no tiene la Declaratoria de Impacto Ambiental y la Audiencia se realizó el 16 de mayo del 2019. Sin embargo, las obras avanzaron de una manera asombrosa, dejando al descubierto la impunidad con que éstos emprendimientos se manejan.

Todas las anomalías administrativas y las contradicciones entre los Organismos encargados de otorgar los permisos quedaron al descubierto en los relatos de Martín Nunziata y Fernando Del Guidice, que expusieron con detalle cada una de las irregularidades.

Martín Nunziata expresó, “Estamos frente a una ilegalidad total”. Y señaló: “El Humedal ya está muerto y enterrado. Hemos venido solamente a hablar de la remediación.”

Definió ésta instancia de los acontecimientos, como un “crimen hidrogeológico” anunciando: “Lo que ha sido enterrado es el Humedal, por lo tanto, asistimos a un velorio donde nosotros no participamos de la posibilidad de salvar al finado, y encima ya está enterrado”.

Destacó también que el Humedal como condición fundamental tiene que debe ser inundable, si no es inundable deja de ser un humedal, por lo tanto, los que estamos perdiendo son todos los servicios ecosistémicos.

Denuncio, que ni la OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible), ni el ADA (Autoridad del Agua), ni el Municipio de Tigre, «se hacen responsables de las inundaciones que puedan provocar” y se refirió a una delegación de facultades en cuanto a quien es la autoridad de aplicación, que en éste caso recayó en el Municipio de Tigre, quien debe entregar la Declaración de Impacto Ambiental.

El ADA, no es una autoridad de aplicación, en cambio sí lo es el OPDS. Sin embargo, el ADA otorga una pre factibilidad, pero informa que el permiso que se otorga es “precario y revocable”, es decir, el Municipio de Tigre, puede revocarlo.

Tampoco podían lotear y vender los terrenos con ése permiso precario, sin embargo, lo han hecho, ya que según lo que informa Eidico, el emprendimiento se financia con ello y en éste momento “hay 600 familias que con sus aportes harán posible desarrollar sus viviendas”.

Fernando Del Giudice, vecino del Delta, mostró claramente con fotografías satelitales y una línea de tiempo, cómo la empresa avanzó con las obras sin tener los permisos que marcan las leyes.

Se refirió a las lagunas, demostrando que la profundidad de las mismas es de 54 metros, cuando para una laguna se aceptan a lo sumo 10 metros de profundidad. Producto de ello, denunció que existe agua salada debido a la magnitud de la excavación, que contaminará los acuíferos de agua dulce.

Paula Lima, vecina de Villa la Ñata, enumeró las acciones de los vecinos denunciando que, a pesar de las clausuras, la obra continuaba, y se refirió al hecho como “Impunidad”, responsabilizando a quien lo hace, quien lo permite y quien lo autoriza.

En tanto el OPDS en uno de los puntos recomienda que deber hacerse un Estudio de Impacto acumulativo, referido a que en la zona ya existen otros emprendimientos y que por lo tanto deben tomarse en cuenta, para evaluar el Impacto Ambiental que todos ellos producen, al cual se agrega el cuestionado Barrio Santa Ana.


Exposiciones a cerca de las Normas y Reglamentaciones

Los sitios Arqueológicos

Entre todas las omisiones que tuvo la Empresa Eidico al presentar el proyecto administrativamente, y en la Audiencia Pública, se encontraron NULA referencia a los Pueblos Originarios, demostrando una falta de respeto por su existencia y sus lugares sagrados.

Pablo Badano, referente de Punta Querandí, mencionó ante todo que éste lugar se llama “La Bellaca” y no “Santa Ana” y que su existencia puede verse en mapas del año 1600.

Relató, además, que desde hace mucho tiempo antes de que esta empresa adquiera los terrenos e inicie el expediente administrativo en el 2015, los Pueblos Originarios ya habían realizado diversas acciones a fin de proteger los sitios arqueológicos que allí se encuentran.

Una de las acciones, fueron la presentación de un escrito al Municipio de Tigre, donde se solicitaba la remoción del equipo de Arqueólogos que trabajaba para Eidico y se pidió a la Provincia de Buenos Aires, que éstos Arqueólogos sean removidos con fundamentos y peritajes antropológicos.

Además, denunció que la Empresa Eidico ocultó deliberadamente la existencia de dos sitios arqueológicos, ya que en sus estudios, reconocen solamente tres (La Bellaca 1, 2 y 3), cuando en realidad son cinco sitios: “Nos ocultaron que en el 2013, encontraron dos sitios arqueológicos más y afines de ese año, decidieron entregarlos al Emprendimiento Santa Ana.”

Cómo si aquello fuera poco, informó que «el Estudio Arqueológico de Loponte, excavó solo el 25% de núcleo y consideró que el resto no tenía el suficiente valor para preservarlo”.

Criticó por último que la preservación de los sitios, ya que la misma, no contempla la mirada de las comunidades indígenas y que “hay derechos específicos de las comunidades que tienen que ser consultadas”, abalados por la Constitución y convenios Internacionales.

Solicitó al Municipio la devolución de los protocolos de manejo de las Sitios a las Comunidades Indígenas y la re elaboración de uno nuevo, con la participación de la comunidad.

Declaró, además, que el Estudio Arqueológico que está dentro del Estudio de Impacto Ambiental es nulo, y por lo tanto, no se puede otorgar la Declaratoria de Impacto Ambiental Positiva, ya que ello significaría el riesgo de todos los Estados Municipal, Provincial y Nacional, de ser denunciados por esa violación.

Los discursos del Cacique de la Comunidad Qom de Benavidez, Santiago Chara y Reinaldo Roa, de Punta Querandí, estuvieron, como siempre, llenos de paz y esperanzas.

Hicieron un llamado a la reflexión, dando cátedra de sus enseñanzas a cerca de la naturaleza, el universo y nuestra responsabilidad para protegerlos.

Su objetivo fue “La defensa de la Vida” y para ello exhortaron a salir del individualismo y tomar el camino de la unión ante nuestra destrucción y la de nuestros descendientes.

Sin embargo, Santiago Chara, denunció que hay 117 cuerpos que han sido sustraídos del territorio sagrado ancestral y que están pidiendo que se restituyan, y le aseguró firmemente a los emprendedores: “No tenemos miedo en decirlo, porque nos están avasallando desde hace mucho tiempo”.

En tanto, Francisco Cobelli, vecino de Dique Luján, empezó su exposición con un saludo Querandí, que quiere decir “La Luna los juzgará”, en alusión a la matanza de los últimos Querandíes, los cuales mencionaban ésta frase. “Naturaleza es la que juzga. La Madre luna”, dijo.

Recordó que todas las comunidades, las católicas, las judías, tienen el derecho de rendir homenaje a sus muertos; sin embargo, en éste caso, los Pueblos Originarios, lo deben hacer a través de un alambrado, en medio del pasto artificial, y casas construidas con cemento. “No tenemos ni el derecho desde lo espiritual”, denunció.

Soledad Roa, de la Comunidad Punta Querandí, resaltó que no debe olvidarse que Tigre fue territorio indígena y que “es una historia muy rica, que hay que tener en cuenta a la hora de estos emprendimientos inmobiliarios, ya que han destruido muchos sitios arqueológicos como el Sitio Sarandí, Garín y Punta Canal”.

Destacó la importancia de éstos sitios para las comunidades indígenas como sitios sagrados, educativos y sitios que dan una identidad al lugar, para que los futuros de las generaciones no pierdan ni sus raíces ni la identidad del territorio donde nacieron.


A cerca de los sitios arqueológicos

En la Audiencia también hubo lugar para las reflexiones más profundas y poéticas de las voces de Pilar Ceber y Viviana Sieburger quienes derramaron su sabiduría y sus palabras justas.


Reflexiones

Finalmente, llegaron los pedidos al Municipio de Tigre, quien tiene la última palabra y será el responsable de otorgar a la Empresa Eidico la Declaratoria de Impacto Ambiental.


Solicitud al Municipio de Tigre

Los argumentos a cerca de la destrucción de los humedales, sobran.

Los argumentos sobre las inconsistencias técnicas y legales, asombran y enfurecen.

Los argumentos sobre la destrucción de los sitios Arqueológicos estremecen.

Una vez más, la ciudadanía dio cátedra de cómo se defiende el patrimonio de TODOS y no de unos pocos.

El nivel de las argumentaciones, y las largas horas de exposiciones lo han demostrado:

Estamos juntos en este mundo, y los que pretenden obtener una renta con éste negocio, junto con los hombres y mujeres que de buena fe vayan a vivir en él, se verán afectados más temprano que tarde por la destrucción irreparable de nuestro ambiente.

Es hora de decir NUNCA MAS a los negocios inmobiliarios que destruyen.

¡¡¡¡¡ LOS HUMEDALES NO SE VENDEN, SE DEFIENDEN !!!!!

Fuente: https://plumaderio.com.ar/los-humedales-no-se-venden-se-defienden/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada el 30/05/2019 por en Otros.

Archivos

Actualizaciones de Twitter

Nuestra ubicación

¡Miranos desde el cielo! Como se ve, estamos rodeados por los barrios privados, pero todavía existen muchos lugares para defender.

A %d blogueros les gusta esto: