Punta Querandí

Territorio comunitario, ancestral, sagrado y educativo de los Pueblos Originarios. Desembocadura del Arroyo Garín en el Canal Villanueva, Partido de Tigre, Provincia de Buenos Aires. Humedales continentales del río Luján.

Ara Pyahu: un llamado a reencontrarnos con nuestros ancestros

Una de las ceremonias más significativas del ciclo anual tuvo lugar en Punta Querandí el domingo 29 de septiembre. Más de un centenar de personas participaron de la celebración del año nuevo guaraní en el Opy, templo de paja y barro que representa el fortalecimiento de nuestro territorio pese a los juicios de desalojo impulsados por el empresario inmobiliario Jorge O’Reilly.

Cobertura fotográfica: Leo Crovetto y Rubén Ifran

Foto: Leo Crovetto

En el área metropolitana de Buenos Aires diversos sectores de la gran nación guaraní comenzaron a reunirse para celebrar la ceremonia del Ara Pyahu en la última década, una tradición muy fuerte en comunidades mbya de la provincia de Misiones y Paraguay. El florecimiento del lapacho es uno de los indicadores del renacer y los Opygua (guías espirituales) de las comunidades hacen bendiciones para los niños, mujeres, hombres, para el monte, para los animales, para las plantaciones y para la salud, en una conmemoración que se repite cada primavera.

En Punta Querandí, la lucha de la comunidad impidió la destrucción del lugar en manos de la empresa EIDICO y permitió la recuperación de la naturaleza: así reapareció la paja brava, el monte de sauces y en conexión con ese despertar natural también se fortalecieron las construcciones autóctonas y la recuperación de oficios tradicionales, el trabajo de cestería, el armado de techos de paja y las paredes de barro, entre otras.

La ceremonia del Ara Pyahu, guiada por Reinaldo Roa y Gladis Roa, es un símbolo de ese fortalecimiento. Y a diferencia de años anteriores, se llevó a cabo en su totalidad frente al Opy: desde la presentación hasta el festival.

La música alternó con numerosos discursos y fue conducida, primero, por los guitarreros Juan Mocoví Navarro (de Berisso) y Carlos María Seta (de Maschwitz), herederos de la tradición de los antiguos payadores. A ellos le continuó la fuerza de la adolescente Ariadna Camacho (de Benavidez), quien nos donó su primer CD para la biblioteca.

Luego llegaron las festivas canciones de Dani de la Isla, acompañada en el bombo por Celeste Arias y el kolla Guillermo Conde en el charango, combinando ritmos del litoral, chamamé, malambo y música andina. Y un cierre a pura chacarera con el pampeano Fermín Elhoy.

Foto: Leo Crovetto

Pero no se trata de un evento musical o artístico, sino más bien de una manifestación cultural, política e ideológica; y quienes toman el micrófono transmiten el contenido más profundo de la lucha.

Augusto Selmo, vecino de Dique Luján, miembro de la Asociación Civil Barrio La Victoria de Villa La Ñata, fue el primer orador: “Creo que todos tenemos algo que aprender de ustedes. Mis deseos de que en este tiempo nuevo que comienza sea de mucha prosperidad! Y comiencen a recolectar los frutos de tanta siembra”.

Verónica Gómez, profesora de lengua y guaraní guaraní, y vecina del Partido de Quilmes, compartió: “Estoy contenta porque estamos juntos recibiendo el Ara Pyahu, el tiempo nuevo. Y ojalá sea una renovación en todo sentido, espiritualmente y que renueve también las fuerzas para la resistencia de Punta Querandí y todas las causas que sean justas”.

“Es importante recordar nuestras raíces y las raíces de esta tierra donde estamos. Gracias a eso surgen un montón de estos movimientos de resistencia. Espero que nos sigamos juntando acá”, concluyó.

Rubén Ifrán, miembro de la Comunidad Guaraní El Tabacal de la provincia de Salta, en disputa con una multinacional que tiene su sede en Boston (Estados Unidos), envió un abrazo de la mburuvicha (autoridad) Mónica Romero. Y subrayó que “el territorio es fundamental para nuestra cultura y nuestro pueblo”. Habló de la importancia “de la recuperación de identidad” y de que el país se reconozca “plurinacional”.

Elba, la mamá de la folklorista Ariadna Camacho, también tomó el micrófono: “He nacido y me he criado en Benavidez, no había luz, no había pavimentos. Todos estos caminos desde niña los he hecho con mi padre y con mi madre que ya no están. Y quiero contarles que esto es real: acá hemos visto y hemos encontrado boleadoras, vasijas, herramientas que usaban para trabajar. Es importante que apoyen a Punta Querandí y que cada vez se sume más gente”.

Liset Fernandez y Agustin Duarte, además de visibilizar el caso impune del asesinato de su hermana Micaela, hecho sucedido en 2013, agradecieron a la comunidad la ayuda brindada a raíz del incendio de su casa. “A pesar de todos los problemas mencionados me hace muy feliz estar en Punta Querandí y compartir experiencias tan lindas”, señaló Liset, nieta del fallecido cacique qom Eugenio Fernández.

“NO NOS TENEMOS QUE OLVIDAR DE NUESTROS ORÍGENES”

Foto: Rubén Ifran

El artesano qom Amancio Rojas es muy querido en Punta Querandi y cada vez que viene, es invitado a presentarse junto a los referentes de la comunidad, en respeto a su trayectoria y su constancia acompañando la mayoría de nuestras celebraciones. Para esta jornada, él y su esposa Paula donaron tres artesanías para hacer una rifa y generar un poco más de recursos para la lucha. Así de noble es el pensamiento de esta familia.

El abuelo, vecino de Ricardo Rojas (Tigre), se emocionó al tomar la palabra al lado de la construcción de barro y paja, rememorando su comunidad natal en Formosa, a 70 kilómetros de la capital provincial. “Nosotros le decimos enchorizado, se mezcla el barro con bosta y pasto. Esa es mi alegría de ver esta casita, donde nos criamos, donde nuestra abuela nos contaban canciones de cuna”, contó.

Amancio compartió que su único ingreso es la venta de artesanías y que hay personas que le dicen que no venga a Punta Querandí porque en otros lugares más transitados vendería mejor. Sin embargo él afirma convencido: “A mi edad lo económico hace falta pero más me interesa llegar a este lugar, sentir la espiritualidad hay. Lo mío pasa por la conciencia, por nuestros orígenes que no nos tenemos que olvidar”.

Por último, se refirió a su familia, su pareja y nietos. Mostrando un mortero de madera, señaló: “Mi esposa hizo el tallado y hace canastos de hoja de palma. Yo trabajo la cerámica y el barro. Somos un equipo. A mis nietos siempre les enseño que no dejen las enseñanzas que dejaron nuestros abuelos, idioma, costumbre, creencias”.

Otros testimonios de la jornada fueron de la periodista Mónica Carinchi (del medio Actualidad de Tigre), tres docentes (Hernán Nemi, Blanca Lema y Claudia Vázquez) de la Cátedra de Derechos Humanos de la Carrera de Psicología de la Universidad Nacional de Morón y Miguel Melgares, vecino de toda la vida del barrio San Miguel de Maschwitz, entre otros.

El sonido y el transporte gratuito desde Tigre fue aportado por el Municipio, como lo viene haciendo en las últimas actividades.

Punta Querandí es una comunidad indígena pluriétnica enclavada entre los barrios privados, en una zona ancestralmente habitada por querandíes, chanás y guaraníes. El empresario que pretende adueñase del territorio, es uno de los principales responsables de la destrucción del equilibrio ambiental en la Cuenca del Río Luján a través de la construcción de grandes complejos de countries náuticos que arrasaron miles de hectáreas de humedales. Este boom inmobiliario iniciado a fines de los ’90 y sostenido durante las últimas dos décadas, generó un aumento de las inundaciones, el desplazamiento de pobladores históricos y la devastación de cementerios originarios anteriores a la conquista europea.

ENTRE RECONOCIMIENTOS Y AMENAZAS DE DESALOJO

El 27 de noviembre del año pasado, el Concejo Deliberante de Tigre declaró de “Interés Legislativo Municipal” las actividades de la Comunidad Indígena Punta Querandí. Pocas semanas antes, el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) presentó una nota en el Juzgado Civil y Comercial 16 de San Isidro recomendando aplicar la Ley 26.160, norma que suspende las sentencias judiciales y medidas administrativas que impliquen el desalojo de comunidades de Pueblos Originarios. Este juicio, impulsado por el presidente de EIDICO, Jorge O’Reilly, está muy cerca de la sentencia.

LOCALIZACIÓN

La Comunidad Indígena Punta Querandí se encuentra entre la calle Brasil, la desembocadura del Arroyo Garín y el Canal Villanueva, en el Paraje Punta Canal, entre las localidades de Dique Luján (Tigre) y Maschwitz (Escobar), Provincia de Buenos Aires. Humedales continentales del río Luján.

Acceder a mapa: goo.gl/IzkVrT

Nos encontramos a:

– 50 km de la Ciudad de Buenos Aires
– 18 km de la estación de tren de Tigre
– 6 km de la Autopista Panamericana (Bajada Maschwitz – Boulevard Villanueva)
– 5 km de las Islas del Delta del Paraná (Canal Villanueva y río Luján)
– 1 km de la Ruta 26 y calle Brasil (Paraje Punta Canal)

TRANSPORTE PÚBLICO

– Al Paraje Punta Canal te llevan dos colectivos: el 291 (desde Escobar, Maschwitz, Dique y Benavidez) y el 720 cartel verde La Ñata (desde Tigre Centro, Rincón y Dique)
– Desde Maschwitz un remise a Punta Querandí cuesta 150$
– A Tigre centro te recomendamos ir con el tren Mitre que sale de Retiro
– A Maschwitz sugerimos ir con el 60 o 194 por Panamericana
– El tren a Maschwitz pasa pocas veces por día. Los domingos sale de Villa Ballester: 09:28 – 12:20 – 15:32. Para regresar: 15:38 – 18:38
– Desde Liniers: el 21 te acerca hasta la Ford de Pacheco.
– Desde Moreno y San Miguel: el 203 te deja en Panamericana y ruta 202.

Contacto: (011) 1544041382
movimientoendefensadelapacha@gmail.com
http://www.facebook.com/puntaquerandi
http://twitter.com/puntaquerandi

Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Rubén Ifran
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Rubén Ifran
Foto: Rubén Ifran
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Leo Crovetto
Foto: Rubén Ifran

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada el 30/09/2019 por en Ceremonias.

Archivos

Actualizaciones de Twitter

Nuestra ubicación

¡Miranos desde el cielo! Como se ve, estamos rodeados por los barrios privados, pero todavía existen muchos lugares para defender.

A %d blogueros les gusta esto: