Punta Querandí

Territorio comunitario, ancestral, sagrado y educativo de los Pueblos Originarios. Desembocadura del Arroyo Garín en el Canal Villanueva, Partido de Tigre, Provincia de Buenos Aires. Humedales continentales del río Luján.

Reclamo de Justicia por Micaela y Nancy Fernández a más de 6 años de sus asesinatos

Familiares acompañadas por medio centenar de mujeres de organizaciones sociales, políticas y comunidades indígenas de la zona norte se movilizaron este miércoles a la Fiscalía de Pacheco (Tigre) para pedir el esclarecimiento de los femicidios de Nancy Fernández y su hija Micaela de 14 años, ambas pertenecientes al pueblo qom, asesinadas en el 2013 y el 2014.

“Disculpen la molestia: mataron a mi hermana y mi mamá”, decía el cartel en manos de Lisette Fernández de 19 años, quien encabezó la protesta junto a su tía Claudia Fernández. Las dos fueron recibidas en la Fiscalía de Pacheco donde solicitaron acceso al expediente de Nancy, pero no lograron las respuestas que buscaban.

“Nos dijeron que la fiscal Marcela Semería a cargo de la causa ahora está en Munro y que acá no tenían copia. Pudimos hablar por teléfono con Semería y nos dijo que nos va a llamar para darnos información, pero dice que no sabe nada porque es nueva en esto”, explicó Lisette.

A raíz de esta novedad, las familiares convocaron a acompañarlas el próximo martes 22 de septiembre a las 10:30hs a la Fiscalía de Munro, ubicada en Ricardo Gutiérrez 4041, Vicente López. “Ya vamos 6 años sin Justicia”, remarcaron. Nunca hubo detenidos por los crímenes de ambas mujeres, que pertenecían a la Comunidad Qom Yecthakay en el partido de Tigre.

El 17 de febrero de 2013, Micaela fue encontrada muerta, con un disparo en la cabeza, en la casa de Dante “Pato” Cenizo, actualmente preso por una causa de drogas y tenencia de armas. La adolescente había contado meses antes a su madre, Nancy, que varios hombres la habían raptado y abusado de ella, y que era obligada a prostituirse por Cenizo.

Nancy Fernández nunca creyó la versión oficial que decía que su hija se había suicidado y denunció que había sido víctima de trata y homicidio, lo que le valió que sufriera varios ataques y hostigamientos de parte de la policía.

Finalmente, el 2 de mayo de 2014, fue hallada sin vida en su casa. A la familia le entregaron un certificado de defunción por “paro respiratorio”, pero según explicó Lisette Fernández, la causa judicial está caratulada como homicidio.

La manifestación fue acompañada por integrantes de las comunidades indígenas Punta Querandí (Tigre), Qompi (Escobar) y Tres Ombúes (La Matanza); otros familiares de víctimas de femicidio en el distrito, como el papá y la mamá de Luna Ortiz; las organizaciones Peronismo 26 de Julio, Movimiento Evita, Mumalá, Defensoría de Géneros San Isidro – San Fernando – Tigre y docentes del gremio SUTEBA Tigre.

“Estoy muy agradecida con todas las mujeres que estuvieron en este momento tan difícil que estamos atravesando. Es muy importante porque sabemos que si una va sola no te dan bola”, remarcó Lisette.

“Hoy me fortaleció sentirme tan acompañada por mi familia y por todas las chicas. Yo pensé que íbamos a ser diez como mucho y la verdad que se juntaron un montón de personas”, destacó emocionada la joven.

Años atrás los asesinatos de Micaela y Nancy despertaron varias manifestaciones en Tigre. A comienzos de 2017 falleció el papá y abuelo de las víctimas, el referente de Yecthakay, Eugenio Fernández, principal portavoz del reclamo y los casos perdieron visibilidad. Sin embargo, a partir de 2019, quien levantó las banderas de Justicia fue Lisette, que al momento de los hechos era una niña.

“Yo siempre tuve esas ganas de seguir y retomar la lucha de mi abuelo, pero lo que me impulsó fue conocer a Punta Querandí y su fuerza. Es difícil, te da miedo, pero me inspiraron a seguir adelante”, manifestó.

Desde su formación a fines de los ’90, la Comunidad Qom Yecthakay reclamó varias hectáreas al Municipio de Tigre para reubicarse colectivamente y dejar de vivir dispersos en distintos barrios. Para Lisette, si ese objetivo hubiese triunfado, los asesinatos no habrían ocurrido.

“Mi familia fue abandonada. Los tratantes femicidas como el Pato Cenizo buscan a las pibas vulnerables y nosotras siendo pobres, morochas, qom, somos las más vulnerables porque somos discriminadas por quienes se supone deberían cuidarnos”, concluyó la joven.

Para más información: https://www.facebook.com/Micaela-fernandez-101033964655786/

Fuente: Telam / Punta Querandí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada el 18/09/2020 por en Manifestaciones.

Archivos

Actualizaciones de Twitter

Nuestra ubicación

¡Miranos desde el cielo! Como se ve, estamos rodeados por los barrios privados, pero todavía existen muchos lugares para defender.

A %d blogueros les gusta esto: